https://www.avaibook.com/reservas/nueva_reserva.php?cod_alojamiento=61319&lang=ca&referencia_propietario=Avaibook+CAT
Home » Entorno

Entorno

 - Masía Rural Can Puig

En Can Puig se respira el aire del Parque Natural del Montseny. Se respiran bosques y prados, riachuelos y  masías que conforman un paisage que cautiva nuestros sentidos y nos envuelve en un entorno de gran belleza.

El Parque Natural del Montseny  fué declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO y  también le ha atorgada la distinción europea  con la Carta Europea de Turismo Sostenible  .  Este Parque es un tesoro paisagístico que tenemos a pocos minutos de la ciudad. La humedad, el clima y el relieve de la zona configuran un paisage extraordinariamente diverso, tanto en lo que se refiere a la vegetación com la fauna y los numerosos riachuelos y ríos que conforman su orografía.

Éste es un espacio único y cercano para disfrutarlo de mil maneras: paseos, escapadas para ir a buscar setas, caracoles o espárragos, según sea la época del año. También se pueden hacer ascensiones, rutas en Btt, marcar una ruta para su oferta gastronómica, visitar su patrimonio artístico... Todo un mosaico de lugares de interés y actividades para vivir que os cautivarán. 

 

En Can Puig se pueden hacer distintas actividades para entretenerse. Si dejamos de lado las actividades más reposadas como la lectura o el relax contemplativo, el entorno de Can Puig ofrece diferentes rutas de BTT, rutss a caballo o rutas a pié.   Hay desde las travesías que siguen la ruta del Meridiano Verde o las que llegan al Turó de l'Home  hasta las rutas largas como las que llegan al Pla de la Calmael Suí o el Tagamanent. También existen rutas más cortas como la que llegan a la ermita de Sant Salvador de Terrades, o al Castanyer Gros d'en Cuch, el pantano de Vallforners, el ventanal natural de la Cuassa y, todavía más corta, la que resigue el entorno más inmediato de la finca de Can Puig y que llega a puntos tan interesantes como la fuente de la Crossa o el Príncipe de los Castaños. Un poco más lejos queda la ruta dels "Tres Monts"

Nuestro patrimonio

Nuestro patrimonio - Masía Rural Can Puig

La ermita de Sant Salvador de Terrades es el edificio histórico más cercano de Can Puig.  Esta ermita es la que da nombre a nuestro vecindario que corona con sencillez, pero también con solemnidad.

Esta ermita se encuentra emplazada en pleno monte al norte del término municipal, hacia el Pla de la Calma, a una altitud de 740m.  Es de estilo neogótico y se construyó en 1930 según proyecto de Josep M. Pericas, en el mismo lugar donde se alzaba la antigua capilla.

 

Documentada en el s. XIII, fué fundada posiblemente por los señores del Castillo de Cànoves. El edificio actual es de una sola nave, con crucero y absis pentagonal. La fachada, enmarcada por pilastros que acaban en arco ciego, tiene en el centro un gran arco apuntado, la puerta adintelada y tres ventanas también apuntadas. En la cúspide hay un gran arco parabólico rematado por una cruz de piedra. A la derecha, por encima del crucero, se alza el campanario de espadaña con tres aberturas de arco de medio punto.

Cada primer fin de semana de agosto, la Associació El Suí de Festes i Tradicions organiza el Aplec de Sant Salvador de Terrades.  Un encuentro de hermandad donde destaca la cena del sábado con orquesta en vivo y baile, las misas honoríficas a nuestro Santo Salvador y otras actividades que organizan los más jovenes des del JAC (Joves Alcem Cànoves), una asociación juvenil también del pueblo de Cànoves.

 

 - Masía Rural Can Puig

Can Puig es uno de los puntos integrantes de la ruta popular del Castanyer gros d’en Cuch.  Una ruta circular y bien señalizada que se inicia a pié de pista.  Ésta os llevará a conocer parages como el pantano de Vallforners, la ermita de Sant Salvador de Terrades y las masías que componen su vecindario. Este es uno más de los  paseos que se puede hacer desde Can Puig.  Se puede hacer tanto a pié, como en bici o a caballo. Aunque sea una ruta de dificultad baja, tiene un tramo fuerte de subida hasta la ermita de Sant Salvador, pero después la ruta es más llana y se pueden contemplar unas bonitas vistas del pantano de Vallforners y las montañas que le rodean.  La ruta siempre está dentro de pista y, si se va a pié a un ritmo normal, se tarda aproximadamente unos 45  minutos en la ida.

Se dice que este castaño tiene el record Guines de los castaños más grandes de la península Ibérica.  Según la história popular, este árbol fué víctima de un rayo que mató el tronco principal.  Pero otras ramificaciones fueron creciendo con el tiempo y han dado este aspecto de árbol monumental vivo. 
Se dice que un carbonero quemó el tronco principal para hacer un hueco i así utilizarlo como refugio.  Cànoves había sido una tierra de carboneros y los que ívan a hacer carbón en la montaña vivían en ella durante un mes aproximadamente, puesto que las carboneras hay que vigilarlas día y noche para asegurarse que la leña queme correctamente.  El Castanyer Gros d’en Cuch es el legado de esta actividad histórica ya desaparecida hoy en día.  Su tronco tiene una circunferéncia de más de 14 metros, y su interior vacío hace un estage de 4 metros cuadrados. En este espacio había un lecho, una mesa, asientos e incluso había un fuego de tierra aprovechando una abertura natural del interior del tronco, donde todavía es visible el hollín de la chimenea. También existe alguna estantería natural aprovechando la misma forma interior del tronco del árbol.

Los castaños, en contra de lo que hace pensar por su abundancia, no es un árbol autóctono en los países catalanes, ya que  fué introducido en la época preromana. Son árboles corpulentos de copa frondosa que puede llegar a una altura de 30 metros y viven alguno siglos.  En el caso del Castanyer Gros d’en Cuch, se hace difícil saber su antiguedad porqué tiene el tronco vacío y no se pueden contar los anillos. Son árboles de hoja caduca y florecen en los meses de junio a julio con flores masculinas y femeninas que dan por fruto la conocida castaña que madura en los meses de octubre y noviembre.

El Roc Fiter

El Roc Fiter - Masía Rural Can Puig

El Roc Fiter es uno de los nombres emblemáticos de Cànoves como también lo es el Suí, aunque éste último no pertenece al término municipal. De hecho, es sólo una roca situada a pié de pista, una roca grande pero tampoco gigante.  Probablemente, su importancia reside en el nombre que antaño le dieron la gente del pueblo por un hecho que sucedió, según se dice,hace más de 200 años y que, a lo largo del tiempo, ha afirmado en personalidad y particularidad. 

El bisabuelo de Can Puig un día contó que parte de esta roca se  desprendió del bloque original y cayó sobre el camino.  Precisamente en aquellos días hubo una defunción en el vecindario de montaña y los animales de carga cargaron con el difunto como de costumbre para llevarlo hacia la iglésia  y posteriormente al cementerio, entonces situado al mismo lado  de la iglésia de Sant Muç.  Se destaca de esta anécdota la gran dificultad y  perícia de aquellos hombres para retirar estos bloques de piedra que cerraban el paso y tirarlos abajo hacia el río.
 
A partir de aquel momento la roca cambió de forma.  Una forma con punta que recordaba los mojones que se utilizaban en aquel tiempo.  Probablemente, el concepto roca-fita (roca-mojón) se fué convirtiendo en el popular nombre del Roc-Fiter.

Nuestro bisabuelo también añadió en el relato que posiblemente el Roc-Fiter funcionaba realmente como hito entre las propiedades de la família Crous y la família Cuch.  Actualmente, es un punto de referencia popular y hay quien se dedica a practicar los primeros pasos de escalada en esta roca.

El poblado ibérico de Puig del Castell

El poblado ibérico de Puig del Castell - Masía Rural Can Puig

Una de las joyas más preciadas de Samalús: Los restos arqueológicos de un poblado ibérico habitado hace centenares de años y probablemente tanto o más importante que el poblado ibérico de Ullastret.  Es la ciudad perdida de Lauro, la ciudad donde se encuñaban monedas.

Destaca por su buen estado de conservación y éste se puede visitar parcialmente para contemplar sus restos.

A lo largo del sigle V aC se construyó en la cima de la cumbre una muralla de grandes dimensiones que cerraba una superfície de 4 hectáreas.  Esta fortificación estaba protegida por numerosas torres que conferían al lugar unas características defensivas espectaculares.